Los putos bancos II

Segundo post sobre las aventuras y desventuras de tratar con los bancos, aquí ya da igual que tu seas el cliente, directamente van a timarte … y lo único que puedes hacer es … o bien pasas de pedir una hipoteca, o bien tratas de que te timen lo menos posible.

Habíamos dejado claro ya que no íbamos a hacer nada con el banco A, incluso después de que el director me mandara un correo disculpándose por el malentendido (cosa que me puso de mala ostia), porque aquí no ha habido ningún mal entendido. Aquí lo que ha habido es que después de hacerme firmar un par de papeles en los que ponía bien claro que el banco se hacia cargo de todos los gastos, después de ir al notario a que te cuenten lo mismo … empiezan a aparecer unos gastos de «gestoria» que no aparecen en ningún lado.

En fin … que pedimos un aplazamiento de un mes (que nos dieron sin problemas) y empezamos los tramites de nuevo con el Banco B (en medio del mes de Diciembre), lo bueno del banco B es que todo se hace online y no hay que perder el tiempo en ir a ninguna sucursal (aunque rápidamente esa ventaja se puede convertir en un problema).

En 48 horas, crédito pre-aprobado (porque cumplimos estrictamente todos los requisitos), papeles enviados … esperando a la tasación … y aquí me tengo que detener.

Resulta que con el banco A, ya habíamos hecho una tasación que pagaba el banco si todo salia bien y que sino (como paso) pagábamos nosotros. Cuando el banco B me pidió la tasación les dije que tenia una de hacia 10 días … pero «casualmente» … la empresa que hace la tasación para el Banco A no es lo suficientemente buena (o no son amigos) para el Banco B, así que no valía. Y menos mal, porque la tasación del banco A nunca llego a mis manos, al menos no tuvieron la cara dura de cobrármela, lo que me hace sospechar que esa tasación nunca llego a ponerse en papel (uno que es malpensado).

Pero no pasa nada, seguimos contando días y nos empezábamos a acercar a las navidades, fecha máxima de firma 30 de diciembre. Resulta que ya teníamos una tasación en el Banco B de hace 7 años (por otros temas) y su aplicación la dio por valida (cosa que nos pareció extraña). Llamamos para asegurarnos y nos dijeron que sin problemas, que si el sistema lo daba por bueno … que estaba bien.

Entonces el banco termina su trabajo y se lo pasa todo a la gestoria … y aquí empiezan los problemas. Elegimos una notaria (por ninguna razón en concreto, solo porque es la que esta mas cerca de casa). Esperamos un par de días, y el estado no cambiaba, así que empiezo a llamar a la gestoria (tarea harto difícil, porque siempre están ocupados y jamas me devuelven la llamada).

Después de llamar mil veces y ponerme un poco borde consigo que me pasen con mi gestor (gestora en mi caso), la pregunto y me dice que hay un problema con un papel, que la notaria no lo acepta, que ella no puede hacer nada y que hable yo con la notaria.

Llamo a la notaria y me cuentan lo mismo, que hay un problema con un papel, pero que es la gestoria la que lo tiene que arreglar, que llame yo a la gestoria y lo mueva … que ellos están a la espera.

Ahí la cosa se empezó a calentar … porque mi paciencia en ese punto estaba en limites históricos … vuelvo a llamar a la G y pasan de mi, así que me armo de paciencia y llamo a la notaria de nuevo, les lloro un poco y consigo que me digan cual es el problema (que ya podían habérmelo dicho la primera vez).

Resulta que el Banco B te hace firmar los documentos de forma digital (siglo XXI) y la notaria C sigue anclada en el siglo XIX y eso no lo acepta, ellos quieren un papel firmado a mano. Después de respirar hondo unas cuantas veces pregunto … O sea, que si ahora imprimo ese papel y lo firmo y te lo llevo … ¿eso valdría? … y me dicen … Si.

Es que tiene cojones, un día perdido, 30 llamadas por teléfono, la una echándole la culpa a la otra, la otra escurriendo el bulto … en vez de decirme, mira tío es que te tienes que venir a firmar un papel.

Aun así, da igual … pensamiento positivo, pregunto … ¿Me puedo pasar esta tarde y os doy el papel en mano? … y me dicen que si, y que … por pesado (eso no me lo dijeron, pero imagino que lo estaba pensando) ya que teníamos que ir, que podríamos firmar el acta (la segunda).

Sin problema, cojo el teléfono y aviso … deja de hacer lo que estés haciendo (trabajando) que tenemos que ir a la notaria a dar un papel que ya habíamos firmado, que sino esto no avanza.

Perdemos media tarde de curro (los dos) para ir a la notaria, firmamos y nos leen el acta otra vez. Y así pasamos otro tramite, nos dan fecha de firma (como 5 días después) … casi al limite, pero parecía que íbamos a llegar al día 30 con todo firmado.

Firmábamos un martes, el viernes anterior llame a la gestoria y les pregunte … ¿Esta todo correcto?, ¿Estamos seguros? … me dicen que si.
Llamo a la notaria y les repito la misma pregunta … ¿Todo ok? … Si, todo Ok, me confirman.

Y el lunes (24 horas antes) veo una llamada perdida de un numero raro, y un mensaje en el buzón de voz … que me llaman del banco B para que me ponga en contacto con ellos, que es urgente … (vamos un «Houston, tenemos un problema» de libro).

Llamo y me dicen que han encontrado un problema con la tasación (si, esa que es antigua y que nos confirmaron que valía) … que es antigua y que hay que pararlo todo y empezar de nuevo.

Y entonces se desato la tormenta … porque empece a cagarme en todo (y lo mismo el tipo que me llamo no tenia la culpa) … y dio igual … porque al final nos tuvimos que joder y empezar de nuevo, eso si … un mes después me mandaron un correo disculpándose (3 quejas pusimos, una al banco, otra a la gestoria y otra a mi gestora).

Y la cosa no terminó ahi … pero eso en otro post.

¿Te pone de mala ostia?

One Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.