La venganza de Don Mendo

Esta ha sido (y mucho me temo que será) mi primera y ultima incursión en el mundo del teatro. Debía de ser el año 1989 o así … segundo de BUP. Una de esas actividades que no servían para nada y que te obligaban a hacer. Resulta que ese año, no recuerdo bien si porque no había otra cosa o porque llegue tarde a elegir, me toco … teatro.

Intente cambiarme a lo que fuera que hubiese … sin éxito. Así que me toco aguantar con lo que había. Lo bueno es que el profesor me caló desde el principio (tampoco es que fuera a molestar, pero se notaba a la distancia que no tenia ningún interés por actuar).

La obra en cuestión que se iba a representar fue La venganza de Don Mendo, de Pedro Muñoz Seca. No recuerdo si fue por votación popular (cosa que me extraña) o imposición de profesor (que ahora mismo tampoco recuerdo quien fue).

El caso es que en una de las primeras clases se anunció el texto y se «animo» al respetable a que se lo leyera y escogiera personaje. Es curioso como leen de deprisa algunos, porque todos los papeles principales estaban asignados en 5 minutos (si, en esa época también había listos y listas y personajes que se creían los mas guays de la clase).

Recuerdo que conseguí el libro (comprándolo, porque no te creas que te lo iban a proporcionar ellos). Empece a leérmelo y me hice una lista con los nombres de los personajes (excluyendo a los principales, que ya estaban pillados y que aun que no lo hubiesen estado tampoco es que tuviera ningún interés) y el numero de frases que decían … la idea era, como os podéis imaginar … encontrar a alguno que hablara poco o que directamente no tuviera texto.

Y esta es la gracia de la cosa, anoche estaba leyendo un libro sobre la dictadura y en algún momento hablaban de Pedro Muñoz Seca y su venganza … y de repente me volví a acordar (sonrisa incluida).

Me leí el libro entero (y por lo que averigüe después debí de ser de los pocos que se lo leyó) y encontré un personaje (que no recuerdo como se llamaba) que solo tenia una frase en todo el texto … en concreto tenia que decir … dices bien.

Y cuando me toco elegir personaje, elegí ese … y todos se quedaron flipados (incluso el profesor) ¿Quien es ese?, seguro que te lo has inventado … y yo … que no joder, que aparece aquí (mi frase subrayada en el libro, seria la ostia si consiguiera encontrarlo).

Y en ese momento el profesor me miro con cara de … tu eres un puto listo, pero le debí de caer en gracia porque me asigno el papel y así pase el resto del curso viendo como los demás ensayaban y actuaban (y ayudando cuando podía, tampoco os vayáis a creer que no iba a clase). Al final hubo problemas y tuvieron que descartar algunos personajes porque no había tiempo ni dinero para el vestuario y … a ver si adivináis cual fue uno de los primeros descartes … jajaja.

El curso terminó, me aprobaron (suficiente raspado) y la obra se representó (no recuerdo haber ido a verla) … y así acabó un curso de mierda.

En vez de hacer algo útil (programar, estudiar, aprender) estuve perdiendo el tiempo una hora todas las semanas … y ojo, que supongo que a alguien le gustaría hacerlo y sacaría algo de provecho … pero no fue mi caso.

¿Te pone de mala ostia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.